Don Fernando Trueba

Por GERMÁN A. OSSA E.

Este, como otros grandes realizadores de cine del mundo, empezó su cuento con la crítica de cine. Algo así como esos tercos de Francia que, con su manera diferente de ver las películas de culto, las comerciales y las basuras, no se quedaban callados y además de hacerles un sesudo análisis, les dedicaban extensas notas periodísticas bien escritas, explicando el porqué no se debían hacer ciertas (montones de) películas y con ello, se fue convirtiendo en alguien muy, pero muy importante, en el mundo del cine, tanto en España como en el resto de Europa.

La generación mía, puede hablar con autoridad (ojalá no suene fastidioso ese término, porque lo quiero usar por el cariño y respeto que le tengo a este señor), de Don Fernando Trueba, porque si se quiere, una de sus películas en gran medida, sacó de la quiebra en una época, a nuestro Cine Club Universitario (o de Comfamiliar como le dicen algunos), cuando cientos de universitarios, llenaban esa bella sala, en funciones de seis de la tarde y nueve de la noche, bajo la vigilancia y celos morales de la señora Norma Montes, que tanto nos mimaba.

Hablo de “Ópera Prima”, esa cinta en la que Matías, un joven recién separado de su mujer, se va enamorando de su prima Violeta, una chica apasionada por el violín y el estilo hippie. Película sencilla pero perfectamente contada.

Después, se nos vino con un Óscar de la Academia y ahora, por su culpa, el cine colombiano se gana un GOYA, hermoso y prestigioso premio para esta industria en este país que se reconoce en el mundo por ser una horrible cinta llena de narcotráfico, guerra y corrupción.

Por él ya no seremos el terrible olvido al que le temen los Abad Faciolince, y eso ya es mucha ganancia. Y por él, muchos festivales de cine de Colombia, han ganado en prestancia, dignidad y calidad, pues sus constantes visitas a nuestro país le han aportado al conocimiento y a la manera como debemos contar historias con imágenes que se mueven al ser proyectadas en grandes pantallas.

Crítico

Ya lo dije antes, Fernando Trueba comenzó su actividad como crítico en la «Guía del Ocio», para pasar posteriormente al diario «El País» y fundar la revista «Casablanca», que aún sobrevive.

Director

Con “Opera prima”, su primer film, Fernando Trueba entra en lo que se llamó «la comedia madrileña», género que tuvo como representantes a Fernando Colomo, Óscar Ladoire, José Luis Cuerda y Antonio Resines, entre otros.

Películas

En 1992 su película “Belle Époque”, fue premiada con nueve premios Goya (mejor película, mejor director y mejor actriz, entre otros). Y en 1993, esta joya, fue galardonada con el premio a la mejor película de habla no inglesa con el premio Oscar de la Academia.

Productor

Fernando Trueba produce también a otros directores, especialmente a Emilio Martínez-Lázaro. En televisión llevó a cabo la serie “La mujer de mi vida”, encargándose del episodio “La mujer inesperada” y en 1993, “El peor programa de la semana”, que así se llamaba.

Fama

Ya con ese muñeco dorado llamado Óscar en el bolsillo, en 1994 dirigió “Two Much” protagonizada por Antonio Banderas y Melanie Griffith. En 1998 dirigió “La niña de tus ojos”, película protagonizada por Penélope Cruz que también le permite conseguir siete Goyas, (para su colección) entre ellos a la mejor película.

Es autor de documentales como “Calle 54” y “El milagro de Candeal” y de la hermosísima película de animación “Chico y Rita”, que tuvo a escasos metros su segundo Premio Óscar.

Le concedieron el Oso de Plata del Festival de Berlín con “El año de las luces».

Y como si esto fuera poco, con esa elegante y extraña cinta en blanco y negro, “El artista y la modelo” en 1912, gana el premio como mejor director en el Festival de Cine de San Sebastián.

El 19 de septiembre de 2015, Fernando Trueba declaró al recoger el Premio Nacional de Cinematografía: «Nunca me he sentido español, ni cinco minutos de mi vida», «Siempre he pensado que en caso de guerra iría con el enemigo» y «Me hubiera gustado que Francia ganara la Guerra de la Independencia».

Estrenó el año de la pandemia la película “El olvido que seremos”, una producción colombiana que clausuró fuera de concurso la Sección Oficial de la 68 edición del Festival de San Sebastián y esta semana le otorgaron un nuevo Goya en España a la mejor película Ibero latinoamericana.

Filmografía
1980.- Ópera Prima
1982.- Mientras el cuerpo aguante
1984.- Sal Gorda
1985.- Sé infiel y no mires con quién
1986.- El año de las luces
1989.- El sueño del mono loco
1992.- Belle Epoque
1995.- Two Much
1998.- La niña de tus ojos
2000.- Calle 54
2002.- El embrujo de Shanghai
2004.- El milagro de Candeal
2009.- El baile de la victoria
2010.- Chico y Rita
2012.- El artista y la modelo
2016.- La reina de España
2020.- El olvido que seremos